Seleccionar página
Derecho de transmisión en la sucesión

Derecho de transmisión en la sucesión

 

Aquella persona que siendo heredero de otra puede fallecer a su vez sin haber aceptado (ni repudiado) aquella herencia. El Código Civil establece que ese derecho que tenía como heredero pasará a sus herederos: es el derecho de transmisión en la sucesión.

Es una cuestión jurídica muy debatida desde siempre si este derecho implica una adquisición directa (de A a C) o un doble traspaso del caudal hereditario (de A a B, y de B a C).

Artículo 1006 del Código Civil

Por muerte del heredero sin aceptar ni repudiar la herencia pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía

Es el caso de una persona (B) que ha sido llamada a una herencia (sea por testamento o ab intestato), y por tanto ha sobrevivido a su causante (A), fallece sin haber ejercitado el ius delationis. ¿Cómo adquiere el heredero (C) de esta persona (B)?

La solución que se adopte es muy importante porque afectará a numerosos elementos en la herencia. POr ejemplo, de quién deben producirse los juicios de capacidad para suceder, quiénes deben concurrir a la partición, cómo realizar la liquidación del impuesto sobre sucesiones, etc.

Lea también  ¿Quiénes heredan cuando no hay testamento? La herencia intestada

Mayoritariamente se ha adoptado la tesis clásica, donde hay dos transmisiones (de A a B, y posteriormente de B a C). Esta tesis ha sido la considerada por el Tribunal Supremo y por la Dirección General del Registro y Notariado hasta fechas recientes. Pero la sentencia nº 539/2013, de 11 de septiembre, dictada por el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo, ha girado para adoptar la tesis moderna que asume la adquisición directa. Este giro también ha sido adoptado por la Dirección General de los Tributos.

La tesis moderna implica que “el derecho de transmisión se configure más bien como la transmisión de un derecho” (Galán Díaz). Ello supone que B no adquiere el caudal hereditario de A, sino el ius delationis que es transmitido a C, quien adquiere el caudal hereditario de A. Este modo de transmisión simplifica considerablemente los trámites hereditarios al eliminarse una cascada de sucesiones y transmisiones.

No obstante, la transmisión directa también tiene sus inconvenientes puesto que aceptada por C la herencia de B, hay que valorar su capacidad para suceder respecto de A. El momento en que deba hacerse esta valoración es de gran importancia, pues las circunstancias pueden haber variado a la fecha de fallecimiento de A respecto de la fecha de fallecimiento de B. La jurisprudencia indica que el juicio ha de realizarse al tiempo de aceptarse por C la herencia de B.

También es interesante contemplar la figura del cónyuge viudo de B. Su legítima (su derecho hereditario) no se trata de un simple derecho de crédito frente a la herencia de B y frente a C, sino una cuota que tiene también por objeto el ius delationis.

Lea también  Impuesto sobre Sucesiones (Andalucía). Planificación fiscal de la herencia

En cuanto a la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones las ventajas también son evidentes al evitar tributar por una sucesión intermedia, si bien la jurisprudencia en esta materia acoge la doble transmisión. José María González Abogados tiene pendiente de resolución varios recursos en esta materia. 

No obstante, este efecto puede quedar sin contenido por las reducciones entre descendientes que se puedan aplicar. En primer lugar, la reducción de la cuota tributaria pagada en una sucesión por los mismos bienes ocurrida en el plazo de diez años. Y en segundo lugar por las reducciones entre descendientes reguladas en la mayoría de las comunidades españolas (por ejemplo, en Andalucía hasta un millón de euros).

Actualización junio 2018: La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, en sentencia de 5 de junio, acoge la tesis moderna mantenida por la Sala de lo Civil de modo tal que a los efectos de la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones también se entiende que existe una sola transmisión. Así se acogen nuestros fundamentos y no se devenga el impuesto por el primer fallecimiento.

Print Friendly, PDF & Email

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Poder notarial extranjero. El test de equivalencia

Poder notarial extranjero. El test de equivalencia

 

La Dirección General de los Registros y del Notariado se ha pronunciado sobre la actuación del notario español en la autorización de escrituras cuando una de las partes comparecientes actúa mediante representante en virtud de un poder notarial otorgado en el extranjero.

Se exige actualmente que el notario español formule en la escritura que autoriza un test de equivalencia del poder extranjero. Este requisito ha traído numerosos problemas dada la distinta naturaleza de las funciones de los notarios de otros Estados (Inglaterra, Gales y de los países nórdicos, entre otros) que responden al sistema sajón y no al latino.

Hemos de partir de la base que, pese a la numerosa regulación de la Unión Europea para facilitar el tráfico jurídico entre los Estados miembros (con la promulgación de distintos reglamentos en materia matrimonial, patrimonial, de sucesiones, etc.), es de competencia exclusiva de cada Estado el sistema de documentación pública y de publicidad registral. Así, un documento público de un Estado ha de someterse formalmente al ordenamiento del otro Estado en el que se pretenda hacer valer.

 

Control del poder extranjero por el notario español

Es el notario español a quien le corresponde la valoración y el juicio de este documento público extranjero. La valoración ha de consistir en:

  • Juicio de suficiencia: Que las facultades representativas otorgadas en el documento son suficientes para el acto jurídico que se otorga en España,
  • Test de equivalencia: Que el documento extranjero es equivalente formalmente al correspondiente documento español, y que la autoridad extranjera tiene funciones equivalentes a la autoridad española.

El test de equivalencia de las funciones de la autoridad extranjera será superado en los casos en que el notario extranjero, en el poder que autoriza, haya dado fe de la identidad del compareciente, haya calificado suficiente su capacidad y legitimación, haya controlado la legalidad y haya asegurado que la voluntad del otorgante se ha expresado en su presencia y ha sido libremente formada y declarada. Esto es, la función del notario extranjero ha de recaer en el control de la libre y adecuada formación del consentimiento de las partes, y dar fe del contenido del documento.

La resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado ha expresado (resolución de 17 de abril de 2017) que aun siendo juicios distintos (el de suficiencia y el de equivalencia), cuando el de suficiencia se realiza de modo expreso necesariamente ha de implicar que el poder es equivalente. No obstante, nuestra recomendación es que en la escritura consten ambos juicios.

 

Sistemas notariales

Para comprender mejor la necesidad y justificación del test de equivalencia, exponemos las principales características de los dos principales sistemas notariales occidentales, sin perjuicio de las particularidades existentes en cada Estado:

  • El notario español (sistema latino) desempeña una función pública, da autenticidad a los hechos y actos ocurridos en su presencia: posee fe pública. También tiene la función de recibir e interpretar la voluntad de las partes, dándole forma legal, al redactar el instrumento público.
  • El notario de naturaleza sajona (ingleses, galeses, daneses, suecos, finlandeses, etc.) es básicamente un testigo cualificado limitándose su actuación únicamente a legitimar la firma del otorgante del documento: da fe de que ha identificado a la persona que firma el documento. Pero no orienta ni asesora a las partes sobre la redacción del documento, y no lo revisa ni en cuanto al fondo ni su legalidad. No obstante, cada Estado tiene un estatus particular de sus notarios y funciones.

 

El poder extranjero y el Registro de la Propiedad

Una vez el notario haya declarado suficientes las facultades representativas contenidas en el poder otorgado en el extranjero y haya declarado la equivalencia del documento respecto de los documentos públicos españoles, la calificación registral ha de limitarse tan solo a la existencia en la escritura de la mención del poder y de los juicios de suficiencia y equivalencia.

El registrador ni ha de valorar el poder otorgado en el extranjero, ni puede exigir su transcripción o que se acompañe a la escritura. Solo podrá disentir de la declaración de equivalencia cuando lo considere erróneo el realizado por el notario, motivando adecuadamente el error con referencia expresa a la legislación extranjera aplicable

 

Las escrituras extranjeras y el Registro de la Propiedad

Finalmente conviene recordar que los documentos públicos extranjeros tienen acceso a los Registros de la Propiedad españoles, a los efectos de inscripción, si cumplen con los siguientes requisitos:

  1. Que el documento público extranjero haya sido otorgado ante autoridad competente según la legislación de ese Estado.
  2. Que la autoridad extranjera ante el que se otorgue haya desarrollado en la elaboración del documento funciones equivalentes a las de la autoridad española.
  3. Que el documento extranjero surta los mismos efectos (o los más próximos) en su país de origen que aquellos que se pretenden en España.
  4. Que el acto contenido en el documento no resulte incompatible con el orden público español.
  5. Que cumpla los requisitos establecidos en la legislación que le sea aplicable.

Por tanto, recomendamos el asesoramiento debido para la redacción del poder que se haya de otorgar en el extranjero así como para la redacción de la escritura que se otorgue en España en uso de ese poder. Contando con el debido asesoramiento la escritura española no presentará problema alguno para su inscripción en el Registro de la Propiedad.

Print Friendly, PDF & Email

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

La utilidad de otorgar testamento

La utilidad de otorgar testamento

 

Para muchas personas la idea de otorgar testamento está lejana pues es algo que será útil cuando se vayan a morir (pero no se puede ignorar que cualquier persona se puede morir mañana -u hoy-, no hay que estar enfermo o ser muy mayor para ello). Para otras, no tiene sentido hacerlo pues, por ejemplo, solo tienen un hijo que lo heredará todo por aplicación de la ley (pero hasta en ese caso es útil hacer un testamento).

Las ventajas de hacer un testamento son muchísimas y muy variadas (esto dependiendo de las circunstancias de cada persona), y las desventajas son … ninguna. Nunca hemos tenido un caso en que haya sido más beneficioso que el fallecido no haya otorgado testamento. Y no puede olvidarse que el testamento otorgado puede dejarse sin efecto en cualquier momento por voluntad de quien lo hizo, o modificarlo total o parcialmente si alguna circunstancia concurrente haya podido variar.

Artículo 667 del Código Civil

El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos se llama testamento.

Por tanto, nuestro consejo, basado en la experiencia, es que todas las personas (con independencia de su edad, patrimonio y demás circunstancias) otorgue un testamento. Pero las cláusulas de ese testamento han de estar pensadas para sus circunstancias concretas, desaconsejando una vez más acudir a contenidos estandarizados.

Caso 1

Una vez fallecida una persona, su herencia no se rige por la mayoría de las voluntades de sus herederos, sino por la unanimidad. Ello significa que todos los interesados (herederos) han de estar de acuerdo en dar una solución concreta a la herencia; caso contrario se deberá acudir a los Tribunales que, como siempre defendemos, debe ser la última opción.

Pues bien, puede darse el caso que nuestro protagonista de este caso tenga tres hijos que, por cualquier circunstancia (por ejemplo, por influjo de uno de los cónyuges; por ser de padre o madre diferente; por un enfado irreconciliable), no tengan entre sí una relación armoniosa. En el testamento se pueden adjudicar bienes concretos a personas concretas, de modo que la partición ya esté realizada (al menos en la parte más importante) por el testador antes de fallecer. El testador también puede dejar nombrado a un contador-partidor que hará el reparto de los bienes.

Caso 2

La ley protege en cierta medida al cónyuge que queda viudo, pero tal protección en algunos casos puede ser insuficiente. Mediante determinadas cláusulas del testamento la protección puede ser plena, garantizándose al cónyuge viudo la residencia en el domicilio e incluso medios económicos para subsistir.

Caso 3

Sin testamento, la ley otorga los mismos derechos a todos los herederos forzosos (que suelen ser los hijos). Puede darse el caso que nuestro protagonista de este caso tenga un hijo con necesidades especiales, o que uno de ellos no merezca recibir lo mismo que los otros (sin tener que llegar al caso de desheredarlo, que siempre exigirá causa justa).

Mediante el testamento se puede mejorar (es decir, dar más) a un hijo (o varios) respecto de los otros; e incluso se puede reservar una parte del patrimonio del testador para alguien que no sea heredero forzoso (otro familiar, un amigo, una institución benéfica, etc.) a quien agradecer o premiar alguna actitud en vida.

Caso 4

Un matrimonio fallece (por ejemplo, en un accidente de tráfico que no se puede prever ni programar) dejando huérfano a un hijo aún menor de edad. Al niño ha de nombrársele un tutor que será la persona que tomará todas las decisiones que sus padres ya no podrán adoptar y administrará el patrimonio que habrá recibido al fallecer sus padres. La figura del tutor es, como vemos, muy importante.

Mediante el testamento, los padres pueden designar a ese tutor, a la persona que educará y cuidará de su hijo.

Caso 5

Nuestros protagonistas son un matrimonio sin hijos, sin padres y sin testamento. Al fallecer uno de ellos por ley el otro hereda todo su patrimonio. Al fallecer el segundo, heredan los familiares de éste más cercanos (incluyendo el patrimonio heredado de su cónyuge). Es decir, la familia del que fallece en segundo lugar adquiere todo el patrimonio del que fallece en primer lugar; de modo tal que los familiares de éste  no adquirirían nada.

Tal situación, que no parece muy deseable, se evitaría con el otorgamiento de testamentos redactados pensando en las circunstancias personales de este matrimonio.

Caso 6

Mediante el testamento también se puede designar a la persona que heredará nuestros bienes dejados en herencia a otra persona cuando esta fallezca (los herederos de nuestros herederos). Son los fideicomisos, muy interesantes en determinadas situaciones.

Caso 7

Una persona tiene un patrimonio con un valor considerable y un solo hijo. A su fallecimiento, éste heredará todo ese patrimonio y tendrá que pagar una alta cantidad en concepto del Impuesto de Sucesiones.

Siendo el caso que el hijo de esta persona tiene a su vez varios hijos (es decir, nietos del protagonista de este caso), mediante el testamento puede disponer la herencia entre el hijo y los nietos de tal modo que en conjunto no haya que pagar nada por el Impuesto de Sucesiones, pudiendo dejar además el control del patrimonio a su hijo.

Conclusión

Mediante el testamento se puede, cuanto menos, ahorrar a sus hijos tener que hacer una declaración de herederos; evitar problemas en el reparto de sus bienes; mejorar a determinadas personas respecto de otras; ahorrarle a sus herederos el pago de parte o toda la cuota del Impuesto sobre Sucesiones; y, en definitiva, darle el destino que quiera a sus bienes incluso después de fallecer su propio heredero.

Por tanto recomendamos otorgue testamento redactado por un profesional que tenga una visión de conjunto de sus circunstancias.

 

10 razones para consultar con un abogado

10 razones para consultar con un abogado

Tener un problema legal no debería ser la justificación para acudir a un abogado. La justificación ha de ser solicitar asesoramiento para evitar el problema. Los abogados resolvemos los problemas legales de nuestros clientes, si; pero también los evitamos mediante la consulta y asesoramiento previo. Es lo que en el mundo jurídico se conoce como abogacía preventiva.

Ahora enunciamos diez razones por las que muchas personas no acuden a un abogado, que se convierten realmente en diez razones para consultar con un abogado:

1. Es un contrato sencillo

Pensará que no necesita un abogado para redactar un contrato de arrendamiento o un contrato de entrega de una señal para la compra de una vivienda, pues parece algo muy sencillo. Pero hasta el contrato que pueda parecer más sencillo ha de contener ciertas clausulas que protejan sus derechos. O puede redactarlo incluyendo cláusulas que desconociendo su significado y trascendencia jurídica le reporte posteriormente perjuicios. Solo el abogado tiene una visión de conjunto de la transcendencia jurídica de cualquier paso que usted pueda dar.  

2. Bricolaje

El famoso corta y pega de aquí y de allá. Cree que puede redactar un documento cogiendo ideas de aquí y de allá. Pero el resultado será algo parecido al monstruo de Viktor Frankstein. El bricolaje es muy entretenido, pero es un hobby o pasatiempo. No debe hacer bricolaje con los asuntos jurídicos. Los abogados no lo hacemos.

3. Tener un familiar que sabe de estas cosas

¿Quién no tiene un familiar que dice que entiende de cuestiones jurídicas (quizás porque tenga un pequeño negocio o algunos estudios)? Seguramente no sabrá nada, pero la ignorancia es muy osada. Cada persona está cualificada para asesorar sobre su profesión, y para los temas jurídicos las personas cualificadas son los abogados. ¿Y un hijo que estudia derecho?

4. Hay Información en redes sociales

Hoy todo el mundo pertenece a una o varias redes sociales. Y por las redes circulan consejos legales que provienen … ¿de quién? usted no lo sabe. A diario leemos muchas barbaridades, que si usted las atiende podrán crearle un problema jurídico muy serio. Solo debe atender a aquellos consejos que provengan de un abogado, pero considere que cada situación personal es distinta por lo que nunca deberá tomar una decisión sin exponerle su caso concreto  

5. La ley no exige la intervención de abogado

Hay determinados procesos judiciales para los que la ley no exige la intervención de un abogado (por ejemplo una reclamación de poca cuantía o un juicio por delito leve). Pero que no lo exija no es sinónimo de que no sea conveniente que usted vaya de la mano de un abogado (y más cuando posiblemente la parte contraria sí esté asistida por un abogado). Por ejemplo: para reclamar 1.900 euros la ley no exige la intervención de abogado, y para reclamar 2.100 euros, sí; y ambas reclamaciones pueden tener el mismo fundamento jurídico que solo el abogado sabrá invocar.

6. Hay confianza con la otra parte

Usted va a firmar un contrato con alguien con la que tiene suficiente confianza y sabe (cree) que nunca tendrá problemas con ella. Le digo: desengáñese, en el mundo jurídico no puede fiarse de nadie (absolutamente de nadie); por eso necesita tener un contrato perfectamente redactado. Y desconfíe cuando una persona le dice para no acudir a un abogado: “¿es que no te fías de mí?” Pues no se fie, no lo haga.

7. El asesoramiento de un funcionario

Los hay con muy buena voluntad que le pueden dar un consejo, ¿pero ese consejo es acertado? ¿o es el mejor consejo para su caso? Suponemos que el funcionario hace bien su trabajo (no lo dudamos), pero su trabajo no es asesorarle a los administrados (a usted). No tiene preparación para ello y puede ocasionarle más problemas que beneficios. En muchas ocasiones hemos tenido un caso complicado porque inicialmente nuestro cliente actuó siguiendo el consejo de un bienintencionado funcionario.

8. Consultas en foros de internet

Lo más peligroso. Allí todo el mundo opina, la mayoría basándose en su propia experiencia, pero nadie sabe cuál es su caso concreto. Recuerde que no todos los casos son iguales y que usted al exponer el suyo puede olvidar alguna circunstancia importante por lo que la respuesta no sea la adecuada. En ocasiones los abogados dan respuestas en esos foros, pero siempre piden una consulta personalizada para el correcto asesoramiento.

9. Los abogados son caros

No hay nada más incierto como esa afirmación. Es más, los abogados somos muy rentables. Un adecuado asesoramiento o intervención a tiempo es incluso barato, pues ha de considerar el interés económico del, por ejemplo, contrato que va a firmar.

10. Gestores, asesores y otros

Muchas personas creen que para determinados asuntos los gestores son más adecuados, y además son más baratos (véase el nº 9). Lo mismo le podemos decir de esos asesores que nadie sabe lo que son. Pero la experiencia nos dice que saben lo justito y no más (A, B y C), e incluso que si se aventuran a D, E, etc, … le ocasionarán un gran problema.

Print Friendly, PDF & Email

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

¿Quiénes heredan cuando no hay testamento? La herencia intestada

¿Quiénes heredan cuando no hay testamento? La herencia intestada

¿Qué ocurre cuando al fallecer una persona no ha otorgado testamento? Se trata de la herencia intestada o ab intestato, y podemos establecer dos consecuencias:

  • Desde el punto de vista legal: la sucesión se rige por las disposiciones del Código Civil.
  • Desde el punto de vista práctico: suelen suscitarse controversias entre los herederos, aunque éstos solo sean dos hijos del fallecido.

Hacer un testamento es un acto tan sencillo y tan útil que se lo recomendamos a todos nuestros clientes. Además, no es algo caro. La disposiciones testamentarias pueden ser tan variadas que al testador se le abre la posibilidad de organizar su patrimonio tras su fallecimiento, aunque no tenga muchos bienes que dejar en herencia. Un testamento bien hecho evita las desagradables disputas entre los heredero, así como puede suponer un ahorro fiscal para los herederos.  

 

Herencia intestada

En la herencia sin testamento serán herederos aquellos que vienen predeterminados por la ley. En cuanto a la adjudicación de bienes concretos, la ley poco dice, y lo que dice en ocasiones solo crea mayores problemas.

Artículo 913 del Código Civil A falta de herederos testamentarios, la ley defiere la herencia a los parientes del difunto, al viudo o viuda y al Estado.

 

¿Quiénes suceden?

El orden de sucesión es el siguiente, de modo que los parientes más cercanos excluyen a los más lejanos, salvo caso de representación:

  1. Los hijos del causante (que tienen la calificación de herederos forzosos) y, en su caso, sus descendientes.
  2. A falta de hijos y sus descendientes, heredarán los ascendientes del causante (el padre y la madre; si solo tuviera padre o madre, éste o ésta herederá todo el patrimonio; si no tuviera ni padre ni madre, heredarán los abuelos, y así sucesivamente).
  3. A falta de descendientes y ascendientes, heredará el cónyuge que le haya sobrevivido (salvo que estén separados legalmente o de hecho).
  4. En cuarto lugar, heredarán los hermanos y los sobrinos de los hermanos fallecidos.
  5. Y falta de los anteriores, heredarán los parientes más cercanos del causante, hasta el cuarto grado (por ejemplo, los primos).
  6. Finalmente, a falta de los anteriores parientes, es el Estado quien heredará los bienes del difunto, que destinará dos terceras partes de ese patrimonio a fines de interés social.

La ley establece quienes suceden al fallecido cuando no existe testamento

La ley establece quienes suceden al fallecido cuando no existe testamento

Derecho de representación: Es el derecho que tienen los parientes de una persona para sucederle en todos los derechos que tendría si viviera o hubiera podido heredar. Tiene lugar siempre en linea recta descendente (hijos, nietos), así como en linea colateral respecto de los hijos de los hermanos del fallecido (es decir, sus sobrinos).  

 

¿Qué reciben los herederos?

Artículo 1061 del Código Civil En la partición de la herencia se ha de guardar la posible igualdad, haciendo lotes o adjudicando a cada uno de los coherederos cosas de la misma naturaleza, calidad o especie.

Lo anterior supone, en caso de que los coherederos no se pongan de acuerdo, que una tercera persona realice lotes con los bienes del fallecido (que serán similares si el patrimonio dejado así lo permite) y adjudicará cada lote a cada heredero, pudiendo adjudicar, por ejemplo, bienes inmuebles en proindiviso a varios coherederos, con la problemática posterior que conlleva tener una propiedad en común. Si a la herencia concurriesen ls padres, recibirán los bienes a partes iguales entre ellos; si concurren los hijos, igualmente reciben bienes a partes iguales. Si concurren hijos con nietos así como hermanos con sobrinos (por derecho de representación), los primeros recibirán bienes por cabezas, y los segundos por estirpes. Para entender lo anterior, un ejemplo: El fallecido tuvo tres hermanos: A, B y C, habiendo fallecido anteriormente B y C. B falleció sin descendientes, y C falleció dejando dos hijos: C1 y C2. ¿Cómo heredan? Dado que B falleció sin descendencia con anterioridad, no cuenta en esta herencia, pero sí los hijos de C. Así, la herencia se divide entre A y C, entrando los hijos de este último respecto de los derechos que a su padre lo hubiesen correspondido. De modo tal que: A hereda el 50%, C1 el 25% y C2 otro 25%.  

 

Derechos del cónyuge viudo

El cónyuge viudo, además de su participación en los bienes gananciales, y su posibilidad de ser heredero/a, tiene sus derechos por el hecho de su condición de ruido/a

El cónyuge viudo, además de su participación en los bienes gananciales, y su posibilidad de ser heredero, tiene sus derechos por el hecho de su condición de viudo

Salvo en el tercer supuesto del apartado anterior, el cónyuge viudo no es heredero pero sí tiene derechos en la herencia en forma de usufructo de bienes (es decir, respecto del uso de los bienes, pero no como propietario de ellos). Dependiendo de con quienes concurra a la herencia, y siempre que no se encontrase el matrimonio separado legalmente o de hecho, estos son sus derechos:

  1. Si concurre con hijos o descendientes del causante, tiene derecho al usufructo de una tercera parte de los bienes (sobre el tercio de mejora).
  2. Si concurre con los ascendientes del causante, su derecho es de la mitad del usufructo de los bienes.
  3. Y en cualquier otro caso, su derecho es de dos tercios del usufructo.

Todo ello sin perjuicio de sus derechos como titular de la sociedad de bienes gananciales si el matrimonio no otorgó capitulaciones matrimoniales.  

 

Utilidad del testamento

Visto lo anterior, cada cual puede concluir lo que supondrá en su caso particular no hacer un testamento. Por ejemplo:

  • Es muy habitual dejar al cónyuge viudo algo más que el usufructo de una tercera parte, de modo que garantice que siga disfrutando de los bienes que fueran comunes de los cónyuges (y no solo el usufructo de una tercera parte si concurre con los hijos).
  • Siendo viudo el fallecido, y aun en el caso de tener hijos (donde serían ellos los herederos), caso de premoriencia inmediatamente anterior de éstos, heredarían los hermanos del causante, y por partes iguales.
  • Sin testamento, su voluntad de dar un destino predeterminado a sus bienes (o a alguno en concreto) no existe.
  • No podría mejorarse mediante adjudicación una porción mayor de bienes a un hijo concreto que estuviese más necesitado.
  • Mediante un testamento puede programarse a quién pasarán los bienes tras el fallecimiento del heredero (fideicomisos).
  • etc.

Print Friendly, PDF & Email

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Lea también  La utilidad de otorgar testamento
Lea también  10 razones para consultar con un abogado

El maltrato sicológico como causa de desheredación y de revocación de una donación

El maltrato sicológico como causa de desheredación y de revocación de una donación

Es causa de desheredación el maltrato físico o síquico que el testador ha recibido de su heredero forzoso (normalmente los descendientes –hijos, nietos-); y es causa de revocación de una donación la ingratitud del donatario respecto del donante. El Tribunal Supremo, en sentencias recientes, ha matizado la aplicación de los preceptos legales de las figuras de la desheredación y la revocación de donación por el maltrato que haya recibido el testador o donante respectivamente infligido por el heredero o donatario respectivamente, realizando una interpretación acorde con la realidad social de los tiempos en que vivimos y con arreglo al propio espíritu de la norma.

 

Conceptos

Antes de proseguir, conviene aclarar algunos conceptos:

  • Causante: Persona que fallece.
  • Testador: Persona que hace un testamento.
  • Heredero: Persona que recibe los bienes del causante a su fallecimiento.
  • Heredero forzoso: Persona que por ley ha de heredar obligatoriamente los bienes de otro.
  • Desheredar: Excluir a una persona de la herencia a la que tiene derecho.
  • Haber hereditario: Parte de la herencia que le corresponde a un heredero.
  • Donante: Persona que da algo gratuitamente a otro.
  • Donatario: Persona que recibe algo gratuitamente de otro.
  • Revocar: Dejar sin efecto algo.

 

Desheredación por maltrato sicológico

Las sentencias del Tribunal Supremo nº 258/2014, de 3 de junio, y nº 59/2015, de 30 de enero, han interpretado el artículo 853.2º del Código Civil de modo tal que entiende que es justa causa para desheredar el maltrato síquico ejercido de modo reiterado por los hijos concretándose dicho maltrato en el abandono y menosprecio representado por una falta de contacto de los hijos con el padre. Es decir, atentar contra la dignidad de la persona mediante su desentendimiento representa un maltrato sícológico que forma parte del maltrato de obra.

Por tanto, al realizar un testamento, el testador puede desheredar a un heredero forzoso por esta causa (su lugar en la herencia será ocupado por sus propios hijos o descendientes, en cuanto a lo que le correspondiera de un tercio de la herencia). Pero el problema se presenta en el caso de que el desheredado impugnase el testamento ya que correspondería a los otros herederos probar que existió la causa de la desheredación para poder mantener la desheredación (y así la voluntad del testador), y obtener dicha prueba es difícil para los herederos.

Ante tal situación, proponemos dos soluciones:

  1. Que el testador disponga a favor de su heredero forzoso al que desearía desheredar la mínima parte que la ley exige, con lo que realmente no lo deshereda pero reduce al mínimo su haber hereditario; así como le legue bienes concretos de menor interés para los otros coherederos.
  2. Que lo desherede efectivamente en el testamento, y a la vez recopile prueba suficiente de la causa de desheredación (el maltrato) para entregarla a su herederos a fin de que la puedan oponer frente al descendiente desheredado.

 

Revocación de donación por indignidad

El Código Civil permite a quien ha realizado una donación el poder revocarla cuando concurra la causa de ingratitud en quien recibió la donación, es decir, cuando haya tenido una conducta inapropiada con la persona que le donó el bien, que entre otros se concreta en los siguientes casos:

  1. Si quien recibió el bien comete algún delito contra la persona, el honor o los bienes del donante.
  2. Si quien recibió el bien donado posteriormente niega indebidamente alimentos a quien se lo dio.

Empezando por el segundo de los casos, hemos de aclarar que el concepto de alimentos engloba todo aquello indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica de una persona; y que principalmente están obligados a prestarlos los cónyuges entres sí, los padres respectos de sus hijos y los hijos respecto de sus padres. Es un caso relativamente habitual el que un padre haya donado algún bien a uno de sus hijos, y posteriormente su hijo le niega ayuda para su sustento (los alimentos). Ante ello, un caso de ingratitud, el padre puede solicitar la revocación de la donación y recuperar el bien donado.

Y analizando el primero de los casos enunciados, es donde la reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo (sentencia de 20 de julio de 2015) ha venido a realizar una interpretación más amplia de la norma de acuerdo con la realidad social de los tiempos actuales y en definitiva de conformidad con el espíritu de la ley, de modo que facilita la aplicación de la causa de ingratitud.

[pullquote]Es causa de revocación de la donación la existencia de una conducta del donatario socialmente reprobable que, revistiendo caracteres delictivos, aunque no estén declarados formalmente como tales, resulte ofensiva para el donante[/pullquote]

Así, el Tribunal Supremo revoca una donación a favor de una persona por haber tenido un comportamiento con el donante que si bien no pueda ser constitutivo de delito, constituye un comportamiento socialmente reprobable que atentó contra la dignidad del donante. De modo tal que ahora no se exige la existencia de una sentencia penal que condenara al donatario por la comisión de un delito, sino simplemente un comportamiento reprobable que se pueda probar en un juicio civil (lo cual elimina la barrera que un padre pudiera tener para proceder penalmente contra su hijo).

Esta interpretación del Tribunal Supremo responde al deber de gratitud que todo donatario ha de tener con su donante, de modo que el maltrato sicológico es causa suficiente de revocación de la donación.

Print Friendly, PDF & Email

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

compartir

Si continúa navegando, consiente el uso de cookies | Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar