Normativa sobre las revisiones y cambios de calderas

Normativa sobre las revisiones y cambios de calderas

Normativa sobre las revisiones y cambios de calderas

Este artículo cuenta con 11 vistas

Las calderas de gas que se usan en las viviendas se encuentran sujetas a una inspección periódica obligatoria que asegure su correcto funcionamiento, por lo que la revisión de la caldera de gas es obligatoria y debe realizarse cada dos años.

Son muchas las dudas que acumulan propietarios e inquilinos sobre el cuidado y mantenimiento de su caldera. La responsabilidad legal de estos aspectos además de la seguridad en el uso de estos es fundamental.

 

¿Cuáles son los plazos legales para revisar una caldera?

Según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) es obligatorio que todas las calderas de gas con una potencia inferior a 70 kW se sometan a un examen completo cada dos años. Aquellos con mayor potencia deberán hacerlo todos los años. Así se establece en su artículo 10.2: “Las instalaciones térmicas deben diseñarse y calcularse, ejecutarse, mantenerse y utilizarse de tal forma que se cumplan los requisitos técnicos de bienestar e higiene, eficiencia energética y seguridad establecidos en esta normativa”.

El objetivo de la inspección de la caldera es asegurar el buen funcionamiento del dispositivo, su eficiencia y la ausencia de riesgo para todos los que habitan en la casa o edificio en el que está instalada la caldera.

Es importante aclarar que la inspección de la caldera no debe confundirse con la inspección periódica de gas obligatoria. Según consta en el Real Decreto 238/2013, de 5 de abril, ambas tienen diferente periodicidad y finalidad, y en el segunda se inspecciona toda la instalación, incluyendo el contador, tuberías y llaves, juntas y gomas y la ventilación de la vivienda.

En este último caso, la empresa distribuidora de gas se hará cargo de la inspección, debiendo anunciar su visita con tres meses de anticipación, el pago se realizará mediante la factura de suministro de gas.

 

¿Quién es responsable del mantenimiento y reparación de la caldera?

El propietario de la caldera es el único responsable de que la revisión no esté atrasada, ya que en ningún caso lo será la empresa comercializadora de gas o el fabricante de la caldera. Además, en el caso de pisos alquilados el artículo 1554.2 del Código Civil y el artículo 21 de la Ley de Arrendamientos Urbanos así lo prevén. El mantenimiento, revisión o reparación de la caldera será responsabilidad del propietario y deberá asegurarse de que sea realizado por un técnico autorizado.

Este mantenimiento puede ser realizado por cualquier profesional homologado, ya sea del servicio técnico oficial de la caldera, de la empresa de gas, o de un técnico independiente. El propietario tiene la libertad de elegir quién realiza la revisión y debe tener en cuenta que el precio también puede variar según quién realice la revisión. No obstante, conviene recordar que la manipulación de la caldera por parte de un profesional no cualificado puede provocar accidentes graves.

 

¿Qué sucede si la caldera no pasa la revisión?

En el caso de la inspección de la instalación de gas (cada cinco años), se pueden obtener tres resultados:

  • Favorable, sin ningún problema
  • Anormalidad leve o secundaria, debe resolverse dentro de los seis meses.
  • Anomalía principal, la caldera se sella inmediatamente hasta que se resuelva el problema

 

Si el problema no se resuelve en el caso de la inspección de la instalación o si no se realiza:

  • La empresa distribuidora de gas puede suspender el servicio por incumplimiento de la normativa
  • Además, en caso de accidente o siniestro, el seguro contratado no está obligado a cubrir los costes
  • Esto incluso puede ser motivo de multas o sanciones cuyo importe dependerá de cada Comunidad Autónoma
  • Las mismas consecuencias si la caldera de gas no se revisa cada dos años

 

¿Qué documentación debo tener tras la revisión de la caldera?

Siempre se debe llevar un registro en el que se recojan los trabajos de mantenimiento y reparación que se realicen en la caldera, que habitualmente los realiza la empresa con la que existe contrato de mantenimiento. Además, independientemente de la opción elegida para la revisión de la caldera, el técnico profesional que venga a revisar el aparato deberá emitir un certificado que el propietario deberá conservar por un período de cinco años. Además, para facilitar futuras inspecciones, el profesional colocará una pegatina en su caldera.

 

¿Qué sucede si no hago la revisión?

Lo primero a tener en cuenta es que puede ser motivo de multas no mantener al día las inspecciones, y, además, en caso de incidencia o accidente, el seguro no está obligado a hacerse cargo de los costes de los problemas ocasionados.

Normativa acerca de las revisiones de calderas

Normativa acerca de las revisiones de calderas

Normativa acerca de las revisiones de calderas

Existe un poco de confusión referente al mantenimiento de nuestras calderas. Se suele desconocer que revisiones e inspecciones son obligatorias según la Ley, además de cada cuánto tiempo se debe realizar o quién puede llevar a cabo una revisión de calderas.

Este desconocimiento hace que, en ocasiones, paguemos doble por un mismo servicio. Por ello, vamos a hablar de la normativa relacionada con la revisión de calderas y otros sistemas térmicos.

 

Mantenimiento obligatorio relacionado con calderas y sistemas térmicos

Actualmente, y desde el cambio de normativa del 2013, es obligatorio revisar:

  • Las calderas que funcionan con gas natural, cada dos años
  • Los calentadores que funcionan con gas natural, cada cinco años
  • Otras calderas (gasoil, pellet, etc), todos los años

Así como inspeccionar todas las instalaciones de gas natural cada cinco años (cuatro si el suministro se encuentra en el País Vasco). Esta es la denominada Inspección Obligatoria de la Consejería de Industria, cuyo coste lo fija cada Comunidad Autónoma (en adelante, CA). El importe será cobrado por la distribuidora (mediante la comercializadora) mediante la factura mensual de gas.

 

Revisión o inspección

Lo primero que hay que tener claro es que la revisión es independiente de la inspección periódica.

 

Revisión

Se puede solicitar a un mantenedor homologado cuando el usuario lo considere oportuno, aunque desde 2013 (según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios) el usuario está obligado a revisar los equipos al menos cada dos años, superando el plazo establecido hasta entonces de 12 meses o revisión annual. Generalmente se recomienda encargar la revisión al servicio técnico oficial de la marca de equipo o fabricante, ya que son los expertos en los aspectos técnicos de sus dispositivos y han actualizado la formación en sus equipos, tanto en las incidencias más comunes como en las soluciones a tomar en cada caso, asegurando el suministro de repuestos originales.

Su objetivo es controlar el correcto funcionamiento de la caldera para garantizar: eficiencia energética, seguridad y durabilidad, siendo imprescindible el análisis de la combustión para comprobar sus valores.

Pueden ser contratados de vez en cuando por el usuario o incluirse en un contrato de mantenimiento integral, normalmente de carácter anual, que ofrece revisiones gratuitas así como mano de obra y desplazamientos para la reparación de posibles averías.

 

Inspección periódica

Como hemos comentado, es obligatoria cada cinco años, excepto en el País Vasco.

Es la propia compañía de gas la que se debe asegurar de que se haga en el momento y de la manera adecuados. Se debe avisar por carta o anuncios en áreas comunes cinco días antes de que se vaya a realizar. Si el usuario no se va a encontrar en casa en el momento, puede pedir otra fecha.

Desde 2017, el usuario tiene la opción de elegir  una empresa habilitada y homologada para que realice dicha inspección, la cual tiene 45 días para aportar su Certificación. Si no lo hace, se seguirá el procedimiento anteriormente descrito.

Dentro de esta inspección se va a revisar el funcionamiento de la instalación completa: estanqueidad, conservación del contador del gas, sistemas de tuberías, llaves y gomas.

Son debidamente informados por las empresas con motivo del quinto aniversario de la última IP o de la caducidad del certificado de instalación emitido durante el nuevo registro de gas. El distribuidor debe informar por escrito tres meses antes de la fecha de inspección. El usuario dispondrá de 45 días para contratar su propia empresa autorizada. Si no se aporta la documentación necesaria dentro de este plazo, comunicará en un plazo mínimo de cinco días la fecha en la que su propio personal (o sus subcontratistas) realizará la inspección.

 

Personal acreditado

Debe quedar claro que en todo momento estamos hablando de personal autorizado, empresas licenciadas, técnicos de mantenimiento, profesionales independientes, que deben contar con las autorizaciones/acreditaciones correspondientes. Las empresas que brindan este tipo de servicios, ya sea por cuenta propia o por cuenta de una empresa energética, tienen la condición de empresa de mantenimiento térmico, lo que les permite brindar el servicio.

En el caso de las calderas de gas domésticas, los profesionales que realicen trabajos de mantenimiento y reparación de electrodomésticos deberán estar acreditados como instaladores de gas o agentes de puesta en servicio, mantenimiento y reparación de electrodomésticos de gas (APMR) de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto 919 de 2006, por el que se aprueba el Reglamento sobre el uso y distribución de gases combustibles. Se emitirá el certificado correspondiente que el usuario debe conservar (hasta la próxima revisión, o si es la inspección, cinco años) y que normalmente acompaña a una pegatina con la fecha de la última revisión/inspección, que se coloca en un lugar visible en la carcasa de la caldera.

Son las CA las que expiden dichas tarjetas o acreditaciones oficiales, en el caso de revisiones, así como las propias Empresas Distribuidoras durante las Inspecciones Periódicas.

 

Coste de los servicios

El precio de la revisión es gratuito. Los contratos de mantenimiento varían entre 90 € y 100 €, dependiendo también de la cobertura que implique cada modalidad. Hay fabricantes que lo ofrecen como parte de la extensión de garantía, servicios técnicos que lo prestan de forma gratuita, acompañando el servicio de reparación de la caldera únicamente, incluidos radiadores, otros con pequeñas válvulas o piezas en el contrato, etc.

En las verificaciones periódicas se facturan dos conceptos y en un único pago dentro de la factura del gas: por un lado, las comisiones de gestión del distribuidor, que son fijas y deben abonarse siempre (15,49 €). Por otro lado, la inspección propiamente dicha, que puede incluirse en el contrato de mantenimiento del comerciante como un plus por el valor de su producto o como un seguro de mantenimiento.

 

Facturas de electricidad y gas natural: normativa aplicable y problemas frecuentes

Facturas de electricidad y gas natural: normativa aplicable y problemas frecuentes

Facturas de electricidad y gas natural: normativa aplicable y problemas frecuentes

Personas de todos los ámbitos de la vida, autónomos, pequeñas y medianas empresas y grandes empresas recibimos facturas de electricidad y gas, pero no siempre entendemos el contenido.

Hay que aclarar dos términos, uno es el comercializador (que confirmará formalmente el contrato de suministro), y el otro es el distribuidor (contrato de distribución). Recibo de la luz.

 

Factura de electricidad

En una factura de electricidad encontramos dos conceptos fundamentales: la potencia contratada y el consumo. Solo necesitas conocer el significado de cada concepto, y tener en cuenta que no importa qué tarifa elijas, la factura de la luz incluye dos importes básicos: un importe fijo en función de la energía contratada y una variable que depende del consumo. Se deben gravar estos dos costos fijos, el alquiler del medidor, y en algunos casos también se deben incluir los servicios adicionales que se hayan suscrito.

 

Factura de gas natural

Además de determinar el titular del contrato y el tipo de contrato, también tenemos un período de consumo. Esta cifra varía según el consumo realizado y es registrada por el contador de gas correspondiente según la tarifa del contrato firmado con el vendedor. En otras palabras, si no hay consumo, se cobra una tarifa fija, pero no se paga ninguna tarifa por el consumo. En este punto, es importante agregar que el contador mide el consumo de gas en metros cúbicos como unidad de medida para cuantificar la energía.

 

Tanto las tarifas de luz como de gas pueden ser controladas por dos mercados, que determinan el precio por kilovatio hora en la factura de la luz: el mercado libre o el mercado regulado. En primer lugar, los precios de las condiciones fijas y energéticas se negocian entre la empresa de gas natural / electricidad y el titular del contrato de suministro. En un mercado regulado, los precios fijos y los precios de la energía están regulados por el gobierno.

 

Normativa aplicable

Destaca porque las leyes reglamentarias son de reciente promulgación, pero el real decreto es anterior: por ello, además del RDL 1/2007 de protección al consumidor, cabe destacar también la Ley de la industria energética nº 24/2013. RDL Ligero 1955 / 2000. El 1 de diciembre reguló las actividades de los procedimientos de transporte, distribución, comercialización, suministro y autorización de equipos eléctricos de gas natural. El RDL 1434/2002 de 27 de diciembre regula las actividades de transporte, distribución, venta, suministro y procedimientos de autorización de equipos de gas natural.

También encontramos la La Directiva (UE) 2019/944, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de junio de 2019, sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad y por la que se modifica la Directiva 2012/27/UE.

 

Problemas más frecuentes

Son muchos los problemas que se detectan en este sector, entre los que se destacan los siguientes.

  • Liberalización del mercado, esto es, posibilidad de elegir la comercializadora que más nos convenga.
  • Derecho de desistimiento del consumidor en el plazo de 14 días desde la celebración contrato;
  • Obligatoriedad de las revisiones de las instalaciones de gas cada dos y/o cinco años.
  • Cortes de suministro por impago de facturas.

 

¿Cómo proceder en caso de un error en la facturación?

Se debe exigir a los contadores que verifiquen. Si se detecta un error, es necesario volver a emitir la factura.Como multa, podemos cobrar una tarifa por hasta 1 año y distribuir la tarifa proporcionalmente por varios meses cuando el error continúa. Si cobraron en exceso la tarifa, deberán reembolsar la suma con un único depósito del depósito legal.

 

¿Cuál es el plazo de prescripción para las acciones?

No hay un puesto uniforme en la ley, dependiendo de ello serán 3 o 5 años.

 

¿Y si soy arrendador, a nombre de quién debe de estar el contrato?

Mi sugerencia es que se registre a nombre del inquilino, porque la cantidad pendiente siempre será reclamada por el titular del contrato.

 

Además de lo anterior, pueden ocurrir muchas incidencias en esta área, nuestro departamento legal tiene una amplia experiencia en la recuperación de facturas impagadas con estas características.

 

Normativa sobre los sistemas de vigilancia en una comunidad de vecinos

Normativa sobre los sistemas de vigilancia en una comunidad de vecinos

Normativa sobre los sistemas de vigilancia en una comunidad de vecinos

Tras la entrada en vigor del nuevo “Reglamento de Protección de Datos”, la comunidad de propietarios con sistemas de videovigilancia no estará obligada a registrar ficheros de datos en la Agencia Española de Protección de Datos antes del 25 de mayo de 2018. En este caso, existe la obligación de registrar las actividades de tratamiento de datos personales, que es un conjunto de medidas internas que el responsable y / o el responsable del tratamiento debe promover y haber probado “disponibles” por la Agencia Española de Protección de Datos.

El Reglamento General de Protección de Datos no menciona la obligación de documentar estas nuevas medidas en las comunidades vecinas en su Artículo 30 (Registro de Actividades Terapéuticas), pero la AEPD sí lo explica en su “Guía del Administrador de la Propiedad”, y señaló: “Estos administradores y Los responsables del tratamiento también deberán tomar estas medidas ”. Por tanto, el nuevo“ Reglamento Europeo de Protección de Datos ”Artículo 30, Apartados 1 y 2 también se aplicará a la comunidad de propietarios.

Al cambiar los procedimientos y conceptos, el personal responsable de los ficheros de datos pasará a denominarse “responsable del tratamiento de los datos” (la responsabilidad es de la comunidad de propietarios), pero sus obligaciones o responsabilidades con la Ley Orgánica no han cambiado. Protección de Datos.

 

Respetar los principios de NECESIDAD, IDONEIDAD Y PROPORCIONALIDAD

Esto significa evitar una injerencia irrazonable en los derechos y libertades fundamentales. En otras palabras, debemos asegurarnos de que el tipo de cámara de seguridad seleccionada, su ubicación de ubicación y el tamaño del área de cobertura se puedan determinar adecuadamente según sea necesario, y se pueda demostrar la aplicabilidad y racionalidad de la medida.

El artículo 4.3 de la Instrucción 1/2006 dispone: “Las cámaras de seguridad y cámaras instaladas en espacios privados no podrán capturar imágenes de lugares públicos a menos que sea imprescindible para el propósito de vigilancia previsto o no pueda evitarse por su ubicación. En cualquier caso, se debe evitar cualquier procesamiento” Datos no necesarios para el propósito previsto “.

 

Deber de informar

Cada sistema de videovigilancia debe tener al menos una placa informativa ubicada en un lugar suficientemente visible en el área de videovigilancia, y los interesados ​​deben tener información sobre sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) y el responsable de el archivo de videovigilancia Identity, y luego depende de ellos ejecutarlo. Tras la entrada en vigor del nuevo “Reglamento General de Protección de Datos”, los derechos de ARCO se han incrementado. En cuanto a la videovigilancia, no se han producido cambios importantes en la obligación de notificación ni en el ejercicio de los derechos de los usuarios.

 

Seguridad y secreto

Cada sistema de videovigilancia debe tener al menos una placa informativa ubicada en un lugar suficientemente visible en el área de videovigilancia, y los interesados ​​deben tener información sobre sus derechos ARCO (acceso, rectificación, cancelación y oposición) y el responsable de el archivo de videovigilancia Identity, y luego depende de ellos ejecutarlo. Tras la entrada en vigor del nuevo “Reglamento General de Protección de Datos”, los derechos de ARCO se han incrementado. En cuanto a la videovigilancia, no se han producido cambios importantes en la obligación de notificación ni en el ejercicio de los derechos de los usuarios.

 

Desaparece la obligación de elaboración del Documento de Seguridad

establecido en la LOPD, y deben recopilarse las medidas necesarias para asegurar la protección, confidencialidad, integridad y disponibilidad de los archivos de videovigilancia. El documento debe recopilar todos los eventos (extracción, cambio de contraseña …) que ocurrieron en el archivo. Aunque el nuevo Reglamento General de Protección de Datos no obliga a la preparación de documentos de seguridad, se recomienda que lo haga, porque este es un buen procedimiento para registrar el procesamiento de datos requerido por la ley.

 

Verificación semestral del fichero de videovigilancia

El responsable del archivo de videovigilancia será el encargado de verificar la correcta definición, funcionamiento y aplicación del proceso de copia de seguridad y recuperación de datos cada seis meses.

Print Friendly, PDF & Email

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que te ofrece...

Certificados obligatorios de la vivienda

Certificados obligatorios de la vivienda

Certificados obligatorios de la vivienda

Existen muchos trámites legales para alquilar o comprar una casa que mucha gente desconoce, por lo que quedan en manos de profesionales de la industria. Sin embargo, solemos pensar que una vez firmados todos los documentos, se acaba el tema legal, pero no es así.

Igualmente, hay muchos procedimientos legales para alquilar o comprar una casa que mucha gente desconoce, así que deje que sean manejados por profesionales de la industria. Sin embargo, solemos pensar que una vez firmados todos los documentos, se acaba el tema legal, pero no es así.

 

Certificado de instalación eléctrica

Los emisores de energía deben solicitar este documento porque están obligados a certificar las instalaciones de energía de acuerdo con el Real Decreto nº 842/2002 (correspondiente al Reglamento de Tecnología Eléctrica de Baja Tensión). De acuerdo con las regulaciones de este reglamento, los propietarios de equipos eléctricos están obligados a garantizar que sus equipos eléctricos estén en buenas condiciones.

El documento que acredita que la instalación se encuentra en buen estado es el “Certificado de Instalación Eléctrica”, el “Boletín Eléctrico” o CIE, y en algunos casos es un documento obligatorio, especialmente cuando se pueda necesitar energía en el edificio.

Si desea realizar determinados trámites, debe contar con este documento:

  • Modificación de equipos eléctricos o cualquier componente
  • La potencia empleada es superior a la potencia máxima permitida por el certificado.
  • Certificado actual caducado
  • Cambio de instalación monofásica a trifásica o viceversa
  • Petición expresa de la distribuidora de zona

 

Certificado de instalación del gas

El Real Decreto 1027/2007 es la norma que regula la normativa de instalaciones térmicas en los edificios, y también contiene la normativa que exige dichos certificados de instalación de gas.

Una vez finalizada la instalación y realizado el ensayo previo a la puesta en servicio de acuerdo con la descripción técnica 2 de este reglamento, y se han obtenido resultados satisfactorios, el instalador debe facilitarnos este documento para acreditar que la instalación es correcta y no puede ser suministro.

El certificado de instalación independiente también se denomina boletín de gas o tipo IRG-3. Si la casa es parte de una comunidad, también debe tener un certificado de instalación de recepción pública (IRC).

Al igual que el anuncio de electricidad, el anuncio de gas es obligatorio cuando se realizan diferentes pasos:

  • Alta el gas natural en un inmueble de nueva construcción
  • Alta de gas natural tras estar dado de baja durante más de 2 años
  • Realizar algún cambio en la instalación o en sus elementos
  • Cambiar de comercializadora.
  • Cambiar de tarifa de gas.

 

Certificado de eficiencia energética

Según el Real Decreto 235/2013, los certificados de eficiencia energética son obligatorios. Este documento describe el mejor consumo energético operativo anual de la casa.

Dentro de este documento deberá aparecer la siguiente información:

  • Localización del inmueble
  • Información del proceso que se ha seguido para la obtención del certificado
  • Características energéticas del inmueble
  • Normativa de ahorro y eficiencia energética del momento en el que se construyó el inmueble
  • El grado de calificación de eficiencia energética

El RD señala que este certificado debe ser obligatorio en cualquier transacción de arrendamiento o venta, y debe ser propiedad antes de la transacción.

Print Friendly, PDF & Email

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que te ofrece...

Cortes de energía y agua por impago

Cortes de energía y agua por impago

Cortes de energía y agua por impago

Por desgracia, los cortes de suministro por impago de energía y agua es algo cada vez más frecuente, y más debido a la crisis económica derivada de la pandemia de la COVID-19. Si bien un corte de suministro puede deberse a causas como una avería o labores de mantenimiento, lo cierto es que los más frecuentes son aquellos derivados de facturas impagadas.

 

Corte del suministro de energía por impago

Lo primero que hay que tener claro es que un corte de suministro es la última opción para una comercializadora de energía, la cual da varias opciones para pagar las facturas y evitar el coste. El proceso de corte de suministro es más o menos igual en todas las comercializadoras.

Ante una deuda por impago de alguna factura de energía, la comercializadora solicita el corte a la distribuidora de zona, encargada del “corte físico”. Antes de que a la distribuidora le llegue dicho aviso, la comercializadora sigue un proceso:

  • Para pagar la factura de energía de cada mes tenemos un plazo de 20 días hábiles. Si, pasado este tiempo, no se abona la factura, se envía un aviso de que existe un impago, ya sea telemático, postal o electrónico.
  • Primer aviso de impago: dicho aviso se envía a los dos meses de la factura impagada y en él aparece una nueva fecha tope de pago.
  • Segundo aviso de impago: si no se paga la factura debida tras este aviso, se enviará un segundo con acuse de recibo. En este segundo aviso aparece una nueva fecha.
  • Corte de suministro: si el segundo aviso tampoco conlleva el pago de la deuda, se envía por correo certificado un aviso con la fecha del corte de suministro.

Un corte en el suministro de energía no puede realizarse en un día festivo o sin servicio de atención al público. Si el último día del pago coincidiera una víspera de día festivo, se pasa al siguiente día laborable.

Según el artículo 52 de la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico establece un grupo de consumidores que no pueden sufrir cortes de suministro:

  • Hogares donde haya un equipo médico vital.
  • Vivienda habitual de un consumidor vulnerable severo que posea el Bono Social y que estén siendo atendidos a través de los servicios sociales por estar en riesgo de exclusión social.
  • Viviendas que tengan bono social y en las que habite un menor de 16 años o una persona con un grado de dependencia del I o II o que tenga una discapacidad igual o mayor al 33%.

 

Suspensión del suministro de agua por impago

Si bien el mercado energético está liberado, el mercado del agua no, habiendo en cada zona una única empresa de agua que se encargará de todos los suministros. La compañía encargada del suministro puede proceder a un corte de agua por diferentes motivos, uno de los cuales es el impago.

Un corte de suministro de este tipo se produce si transcurren 15 días naturales desde la emisión de la factura sin que la persona consumidora la haya abonado. Pasado ese plazo, la empresa de agua abre un nuevo plazo de otros quince días en los que el usuario puede ir a las oficinas físicas y realizar el pago.

Si pasan tres meses desde el requerimiento del pago sin que se pague la deuda, la empresa del agua puede llevar a cabo el corte de agua por impago, rescindiendo el contrato y procediendo a la condena de la acometida, que consiste en la eliminación del tubo que lleva el agua a la vivienda).

compartir