Seleccionar página
La Apostilla de La Haya

La Apostilla de La Haya

Introducción

Para que un documento público sea reconocido en el extranjero ha de ser certificada su autenticidad por la autoridad del estado que lo emite, y esta certificación se llama apostilla (apostilla de La Haya). Lo que se certifica es el origen del documento apostillado, es decir, la autenticidad de la firma y sello de la autoridad emisora así como su capacidad para expedirlo dentro del ordenamiento jurídico del estado en cuestión, y no su contenido.

Este sistema se implantó mediante un Convenio de fecha 5 de Octubre de 1961 firmado en La Haya por determinados países al que luego se unieron otros tantos (hoy unos cien, incluyendo todos los de la Unión Europea). Es conocido como Convenio de la Haya. Para ser aplicado, ambos estados han de haber firmado el Convenio (el estado en el que se emite el documento y el estado en que se quiere hacer valer).

No obstante, el 16 de febrero de 2019 entró en vigor el Reglamento UE 2016/1191 por el cual determinados documentos públicos no necesitan de la apostilla para que tengan plena eficacia, como más adelante se expondrá.

Convenio Suprimiendo la Exigencia de Legalización de los Documentos Públicos Extranjeros (hecho el 5 de octubre de 1961) 1

Los Estados signatarios del presente Convenio, deseando suprimir la exigencia de legalización diplomática o consular para los documentos públicos extranjeros, han resuelto concluir un Convenio a tal efecto y han acordado las disposiciones siguientes:

Artículo 1: El presente Convenio se aplicará a los documentos públicos que hayan sido autorizados en el territorio de un Estado contratante y que deban ser presentados en el territorio de otro Estado contratante.

 

¿Qué documentos deben apostillarse?

Solo los documentos públicos, que son:

  • Documentos judiciales: Documentos dimanantes de una autoridad o funcionario vinculado a una jurisdicción del Estado (magistrados, jueces, secretarios judiciales, letrados de la administración de justicia, fiscales, oficiales o agentes judiciales, etc.)
  • Documentos administrativos: Documentos dimanantes de los funcionarios públicos (sean de ámbito estatal, de las comunidades autónomas, o entes locales –diputaciones, ayuntamientos, cabildos, concejos, etc.-).
  • Documentos notariales: Documentos autorizados por un Notario (escrituras y actas).
  • Documentos privados sobre los que se haya estampado una certificación oficial o notarial (de autenticidad, de registro, de legitimación de firma, etc.).

No obstante lo anterior, a pesar de ser públicos, no necesitan apostilla los siguientes documentos:

  • Documentos expedidos por funcionarios diplomáticos o consulares.
  • Documentos administrativos relacionados directamente con una operación comercial o aduanera.
  • Documentos que por aplicación de otros convenios internacionales estén expresamente exentos de ser apostillados.

 

¿Quién puede solicitar la apostilla de un documento?

No es necesario que el solicitante sea interesado o parte en el documento, basta tenerlo. Es decir, cualquier persona puede solicitar la apostilla de un documento original que esté en su posesión.

 

¿Y quién emite la apostilla?

Cada estado decide qué autoridad es competente para apostillar los documentos emitidos en su territorio, pudiendo ser una o varias. En España, dependiendo del tipo de documento, existen varias autoridades para tal fin:

  1. Documentos judiciales expedidos por la Audiencia Nacional y por el Tribunal Supremo: Secretarios de Gobierno de los respectivos tribunales o en quien ellos deleguen.
  2. Otros documentos judiciales (los certificados expedidos por el Registro Civil son documentos judiciales) y documentos administrativos (*): (i) Ministerio de Justicia (a través de su Oficina Central de Atención al Ciudadano, de las Gerencias Territoriales o de las Oficinas Delegadas). (ii) Secretarías de Gobierno de los Tribunales Superiores de Justicia.
  3. Documentos notariales o documentos privados con firma legitimada por Notario: Colegios Notariales o notarios delegados por dichos Colegios.
  4. Documentos públicos judiciales expedidos por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo: Secretarios de Gobierno de los respectivos tribunales o en quien ellos deleguen.

(*) En algunos casos, determinados documentos administrativos necesitan que previamente sea reconocida la firma de la autoridad que lo expide.

 

Apostilla en formato electrónico

El Ministerio de Justicia de España también ofrece emitir la apostilla electrónica quedando todas ellas incorporadas en un único Registro electrónico. Los documentos emitidos en papel pueden ser apostillados tanto en papel como electrónicamente, pero los emitidos en soporte electrónico solo pueden ser apostillados en formato electrónico. Las apostillas electrónicas están firmadas digitalmente y contendrán el documento público embebido en ellas, con lo que se garantiza que el documento apostillado no ha sido alterado tras su emisión (ya que disponen de un Código Seguro de Verificación –csv-). Estas apostillas se podrán descargar posteriormente a través de la Sede Electrónica del Ministerio de Justicia.

 

Reglamento UE 2016/1191

En vigor desde el 16 de febrero de 2019 2, permite que determinados documentos públicos emanados por autoridades de la Unión Europea no tengan que ser apostillados para desplegar su eficacia. Tampoco se exigirá su traducción, porque deberán emitirse en todas las lenguas oficiales de la Unión; y tampoco será necesario exhibir el original del documento puesto que su autenticidad podrá comprobarse mediante la plataforma Sistema de Información del Mercado Interior).

La exoneración de la apostilla es para documentos relativos a determinadas materias y que sean expedidos por las autoridades diplomáticas y consulares, las autoridades judiciales, actas notariales, y  certificados oficiales sobre documentos privados. Las materias son las siguientes: filiación; nacimiento y fe de vida; adopción; matrimonio y unión de hecho registrada; separación, divorcio y nulidad matrimonial; fallecimiento; nacionalidad y residencia; antecedentes penales; sufragio activo y pasivo.

 

Notas (para volver al texto, pinche en el número de la nota):
  • 1 Traducción preparada por los Profesores Borrás y González Campos – “Recopilación de los Convenios de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado (1951-2007), coordinación y estudio preliminar de Alegría Borrás y Julio D. González Campos, 2ª edición, Madrid (Editorial Marcial Pons), 2008” – y revisada en colaboración con la Oficina Permanente de la Conferencia de La Haya de Derecho Internacional Privado.
  • 2 Reglamento (UE) 2016/1191 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 2016, por el que se facilita la libre circulación de los ciudadanos simplificando los requisitos de presentación de determinados documentos públicos en la Unión Europea y por el que se modifica el Reglamento (UE) n.° 1024/2012

Print Friendly, PDF & Email

Síganos en:

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Aplicación práctica del Certificado Sucesorio Europeo

Aplicación práctica del Certificado Sucesorio Europeo

[toc]

Introducción

Tras varios años de aplicación del Reglamento (UE) 650/2012, en materia de sucesiones, que regula entre otros aspectos el Certificado Sucesorio Europeo, ya se han dictado varias sentencias por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. En la resolución de los distintos casos se ha ido sentando la doctrina en la aplicación del Reglamento. Sacamos dos conclusiones que se constituyen como principios básicos sobre las que gira el criterio del Tribunal en la aplicación del Certificado Sucesorio:

  1. La unidad de toda la sucesión con independencia de la naturaleza de los bienes que la integran y del lugar donde se encuentren.
  2. La eficacia general y absoluta del Certificado Sucesorio Europeo
 

Lea también  Reglamentos europeos sobre Régimen Matrimonial y sobre Efectos Patrimoniales del Matrimonio

 

Caso Kubica

El supuesto gira entorno a que si procede rehusar un legado de eficacia directa en Alemania (Estado en el que no se admiten este tipo de disposiciones) cuando es ordenado en un testamento otorgado en Polonia al amparo de la ley de este segundo Estado.

Pues bien, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea niega la posibilidad de rehusarlo ya que la sucesión no se puede fragmentar, es decir, a la sucesión no se le puede aplicar la ley de dos Estados. De modo tal que el Certificado Sucesorio que contiene la facultad de rehusar el legado se deberá inscribir en el registro de la Propiedad alemán, pese a que en la legislación de ese Estado no se contemple tal facultad.

Pero aún así, nos podemos encontrar con un obstáculo: el Reglamento deja a la legislación de cada Estado lo relativo a la inscripción de los derechos, lo que incluye los requisitos legales para tal inscripción. En virtud de ello podría Alemania negar la inscripción en primer término. Pero hemos de preguntarnos, ¿cuál es el verdadero alcance de esta cesión a la legislación de cada Estado? El Tribunal apunta a que los requisitos exigidos por la legislación del Estado competente no puede dejar vacío de contenido la eficacia general y absoluta del Certificado Sucesorio Europeo. Por tanto, el alcance se circunscribe única y exclusivamente a requisitos formales tales como la descripción de la finca, la referencia catastral, etc.

(Para un inscripción eficaz, siempre incluimos en el Certificado Sucesorio Europeo aquellos datos -requisitos formales- que se van a exigir en el Estado donde tal documento tiene que desplegar su eficacia. Así evitamos el tener que completarlo posteriormente, con la consiguiente pérdida de tiempo que podría afectar al derecho del cliente.)  

 

Caso Mahnkopf

Interesante sentencia que resuelve un caso en el que, junto con la sucesión, concurren los derechos dimanantes de la extinción del régimen económico matrimonial, rigiéndose ambos por leyes distintas.

Se plantea en este caso si el ámbito de aplicación del Reglamento comprende también las disposiciones que regulan las cuestiones en materia de régimen económico matrimonial que surgen tras el fallecimiento de uno de los cónyuges. En el supuesto, la viuda adquiría parte del patrimonio del fallecido por la sucesión, y otra parte como integrante de la sociedad patrimonial del matrimonio.

Tramitándose el Certificado Sucesorio en Alemania, la autoridad  de ese Estado solo incluyó lo que le correspondía estrictamente como heredera con motivo del hecho sucesorio. Dejó la parte que le correspondía por su condición de viuda a la extinción de la sociedad matrimonial fuera. La justificación, estrictamente, podría parecer lógica, pues el Reglamento solo se aplica al hecho sucesorio y no a las relativas al  régimen económico matrimonial.

Pero el Tribunal de Justicia Europeo resuelve el caso basándose en los principios inspiradores del Certificado Sucesorio Europeo, recordemos: unidad de legislación aplicable al hecho sucesorio y eficacia absoluta del Certificado. Entonces, la solución se fundamenta en entender que las cuestiones patrimoniales del matrimonio realmente nacen del propio hecho sucesorio (del fallecimiento) de modo que ha de tratarse todo conjuntamente (todas las consecuencias del fallecimiento). 

Entenderlo de otro modo, daría como resultado un Certificado Sucesorio incompleto.

 

Caso Oberle

Lo planteado de interés en este caso es lo siguiente: Si la autoridad de un Estado puede expedir un documento sucesorio nacional de ese Estado (no el Certificado Sucesorio Europeo) limitando su contenido a los bienes de la herencia situados en ese Estado, cuando el causante (fallecido) es nacional de otro Estado y ha fallecido en ese otro Estado. Lo que se pretendió en ese documento, que solo contenía los bienes radicados en un Estado, era facilitar la inscripción de los inmuebles situados en ese mismo Estado, sin tener que depender de un documento expedido en el Estado de residencia y fallecimiento, con las consiguientes dificultades prácticas que ello conlleva.

Aquí estamos ante una situación de competencia muy interesante de considerar. El Reglamento determina la competencia exclusiva del Estado de residencia habitual del causante en el momento de su fallecimiento para resolver la totalidad de la sucesión. Esta competencia no solo es aplicable al Certificado Sucesorio Europeo, sino también a cualquier otro documento similar de ámbito nacional de los Estados miembros.

En la práctica, esto supone que, por ejemplo en el caso de España, los Notarios quedan impedidos para otorgar Declaraciones de Herederos si el fallecimiento no tenía su residencia habitual en España al momento del fallecimiento. Esta consecuencia nace del hecho de que el Notario español ejerce una función jurisdiccional al otorgar la Declaración de Heredero. 

Pero no impide al Notario español autorizar otro tipo de documentos cuando actúa ejerciendo su función de fedatario público de libre elección por los interesados. Por ejemplo, en una escritura de herencia en la que concurren todos los herederos quienes libremente deciden circunscribir las operaciones particionales a los bienes radicados en España.

Print Friendly, PDF & Email

Síganos en:

Boletín Tolle et Lege

Acceda a todos los boletines jurídicos mensuales de nuestro blog

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Trabajar en Finlandia

Trabajar en Finlandia

Contrato de trabajo

En Finlandia casi siempre se realiza el contrato de trabajo de forma escrita, aunque no sea legalmente obligatorio. Pero el empleador o empresario sí tiene la obligación en todo caso de informar al trabajador de forma escrita acerca de las principales condiciones de trabajo. Ha de hacerlo, a más tardar, al final del primer periodo en que se paga el salario.

Esta información debe contener, entre otros: el día de comienzo de la relación laboral, la duración del contrato si es temporal y la razón de su temporalidad, el periodo de prueba (si lo hubiere), el lugar donde se vaya a realizar el trabajo, los principales deberes del trabajador, el convenio colectivo aplicable (si lo hubiere), los criterios para la determinación del salario, las horas ordinarias de trabajo, la forma de determinar las vacaciones anuales y el periodo para anunciar la finalización del trabajo o los criterios para su determinación.

El contrato de trabajo se supone indefinido a menos que por causas justificadas se establezca un contrato temporal. Si no existe causa justificada, el contrato se considera indefinido.

 

Convenio colectivo

El contrato de trabajo se complementa por medio del convenio colectivo que establece las condiciones mínimas de trabajo que deben regir la relación laboral. Cualquier disposición de un contrato de trabajo que contradiga lo dispuesto en un convenio colectivo será nula, aplicándose, en su lugar, lo previsto en el convenio.

Existen convenios colectivos aplicables a sectores específicos, pero no todos los sectores tienen convenio. Para estos casos existe un convenio colectivo de aplicación general, que obliga incluso a aquellos empleadores y trabajadores que no formen parte de las organizaciones que negociaron el convenio.

 

Salario

En Finlandia no hay establecido por ley un salario mínimo. Sin embargo, existen multitud de convenios colectivos que establecen el salario mínimo para determinados campos de actividad.

 

Jornada laboral

La Ley sobre Horarios de Trabajo (työaikalaki) rige, en principio, en casi toda clase de trabajos. Sin embargo, no se aplica en trabajos realizados en casa o situaciones similares y los trabajos que deban ser considerados dirección de una empresa, en virtud de los deberes especiales y la independencia inherente a la función que se realiza.

Según la regla general de la Ley sobre Horarios de Trabajo las horas ordinarias de trabajo son ocho al día o 40 a la semana como máximo, si bien se puede pactar una reducción de ellas entre empresario y trabajador. Mediante convenio colectivo es habitual que se pacte tal reducción.

Es necesario distinguir entre horas extraordinarias y horas adicionales. Mientras que estas últimas se refieren a las horas que no exceden las horas ordinarias de trabajo, las primeras se añaden a las horas ordinarias de trabajo. En principio, es necesario el consentimiento del trabajador cada vez que se requieran horas extraordinarias. Estas horas pueden ser retribuidas económicamente o bien compensarse mediante tiempo libre a disfrutar durante las horas ordinarias de trabajo.

Según la Ley sobre Horarios de Trabajo, la pausa para descansar es de una hora si se trabaja más de seis horas. Durante la misma, se puede abandonar el lugar de trabajo. El empleador y el trabajador pueden pactar una pausa menor, que no puede ser inferior a media hora. La pausa no se computa a la hora de calcular la duración de la jornada laboral.

 

Vacaciones

Al comienzo de su trabajo el trabajador tiene derecho a disfrutar dos días semanales de vacaciones (incluyendo sábados) por cada mes trabajado. Después, el trabajador tiene derecho a disfrutar dos días y medio semanales. Significa que las vacaciones anuales completas son cinco semanas.

El periodo de vacaciones se extiende desde el 2 de mayo al 30 de septiembre, ambos inclusive. Deben concederse, al menos, 24 días de vacaciones durante el periodo de vacaciones. Dentro de este periodo, las vacaciones de verano se toman de acuerdo con las preferencias del empresario.

El salario de vacaciones se paga antes de que estas empiecen. Si las vacaciones se dividen en dos períodos, se paga lo correspondiente al inicio de cada período. El trabajador tiene derecho, en ocasiones, a un pago extra por vacaciones equivalente al 50 por ciento del salario de vacaciones. Este derecho se encuentra recogido en convenio colectivo. De todas formas, el pago extra se concede habitualmente en Finlandia aunque no haya un convenio colectivo que obliga a ello.

 

Finalización de la relación laboral

De acuerdo a lo dispuesto en la Ley de Contrato de Trabajo (työsopimuslaki), el derecho del empleador a la hora de despedir al trabajador se encuentra restringido. El empleador tiene derecho a despedir al trabajador si la cantidad de trabajo a realizar ha disminuido drásticamente debido a razones económicas y de producción, siempre que el trabajador no pueda ser reasignado o reeducado para otra tarea. Así mismo, el empleador puede despedir al trabajador si este incumple las obligaciones asumidas en el contrato de trabajo, siempre que dicho incumplimiento tenga un impacto fundamental en la relación laboral.

El trabajador puede conseguir una indemnización en caso de despido improcedente. La indemnización mínima equivale a 3 meses de salario y la máxima a 24 meses.

El empleador y el trabajador deben anunciar previamente a la otra parte la intención de rescindir el contrato de trabajo. A no ser que ambos acuerden lo contrario, el período en el que se debe realizar el anuncio varía en función de los años que haya durado la relación laboral. Durante el plazo que transcurre desde el anuncio hasta la finalización del trabajo el salario se paga de manera normal.

A parte del despido es posible la resolución del contrato con efecto inmediato si la otra parte viola el contrato de trabajo o la ley causando un grave detrimento de la relación laboral hasta el punto de que no sea razonable que esta continúe. En ambos casos la relación laboral finaliza de forma inmediata sin tener en cuenta el periodo para anunciar la finalización del trabajo.

Print Friendly, PDF & Email

Síganos en:

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Régimen patrimonial del matrimonio según la legislación finlandesa

Régimen patrimonial del matrimonio según la legislación finlandesa

Régimen patrimonial

Según la legislación finlandesa los cónyuges conservan tras casarse la propiedad de todo lo que era suyo antes del matrimonio. Así mismo, es de su propiedad lo adquirido durante el matrimonio.

Respecto de las deudas, cada cónyuge es responsable de las que haya contraído antes y durante el matrimonio. Pero ambos son responsables de las deudas que cualquiera de los dos contraiga durante el matrimonio para mantener a la familia. Así mismo, ambos responderán de las deudas contraídas de manera conjunta.

El matrimonio no limita el derecho de los cónyuges a realizar transacciones con terceros. Sin embargo, la vivienda que sea el hogar conyugal no puede ser transmitida por ninguno de los cónyuges salvo con la autorización del otro.

Además, cualquier de ellos puede donar al otro cualquier tipo de bien. Esta donación puede ser comunicada a la oficina local de la Magistratura (autoridad administrativa estatal de ámbito local –maistraatti-) de modo tal que el cónyuge que recibe la donación protege estos bienes frente a los acreedores de su cónyuge.

 

Derecho conyugal y capitulaciones matrimoniales

A pesar de la independencia patrimonial de los cónyuges durante el matrimonio existe un derecho conyugal (avio-oikeus) que se materializa cuando el matrimonio concluye por divorcio o muerte. En virtud del derecho conyugal, cada cónyuge tiene, en principio, derecho a la mitad de la propiedad neta conyugal (es decir, el conjunto de bienes de ambos cónyuges).

No obstante, se puede excluir este derecho mediante capitulaciones matrimoniales de mutuo acuerdo, antes o durante el matrimonio. La exclusión puede referirse a cualquier bien adquirido antes o durante el matrimonio, o incluso a todos los bienes.

Las capitulaciones matrimoniales para que sean válidas deben inscribirse en la oficina local de la Magistratura.

Hay que tener en cuenta que además de los cónyuges, tanto el testador como el donante pueden excluir el derecho conyugal sobre los bienes que recibe el heredero o el donatario. Es común, por ejemplo, que los padres donantes o testadores incluyan tal cláusula para eliminar el derecho matrimonial del cónyuge de su hijo sobre la propiedad dejada en herencia o donada.

Print Friendly, PDF & Email

Síganos en:

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Reglamentos europeos sobre Régimen Matrimonial y sobre Efectos Patrimoniales del Matrimonio

Reglamentos europeos sobre Régimen Matrimonial y sobre Efectos Patrimoniales del Matrimonio

 

[toc]

Introducción 

El 24 de junio de 2016 se aprobaron dos reglamentos en la Unión Europa relativos al Derecho de Familia. Fueron aprobados por el Convsejo, por lo que solo obligan a los Estados que se hayan adherido (entre ellos España, Alemania, Bélgica, Finlandia, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal y Suecia, entre otros). Estando ya en vigor, se aplicarán a partir del 29 de enero de 2019 y solo a los hechos que tengan lugar a partir de aquella fecha, es decir, sin carácter retroactivo.

 

Reglamento 2016/1103, por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones en materia de regímenes económicos matrimoniales

El objetivo de este reglamento es determinar la ley aplicable al régimen económico de los matrimonios en que concurra un elemento de extranjería, fijar la autoridad competente en la resolución de conflictos y facilitar el reconocimiento y ejecución de las resoluciones judiciales y la aceptación y ejecución de los documentos públicos concernientes al régimen matrimonial.

  

Reglamento 2016/1104, por el que se establece una cooperación reforzada en el ámbito de la competencia, la ley aplicable, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones en materia de efectos patrimoniales de las uniones registradas

El contenido de este reglamento es similar al 2016/1103, pero se refiere a los efectos patrimoniales de parejas registradas en las que concurra un elemento de extranjería. Su objetivo final es que las normas por las que se rijan las relaciones patrimoniales de la pareja entre sí, y de ésta con terceros, sean las mismas con independencia de la naturaleza y lugar de ubicación de los bienes y de la autoridad que sea competente para intervenir. Facilita el uso en otro Estado de documentos que son suficientes en el Estado de origen.

Para entender el ámbito de su aplicación, por «unión registrada» ha de entenderse: régimen de vida en común de dos personas regulado por ley, cuyo registro es obligatorio y que cumple las formalidades jurídicas exigidas por dicha ley para su creación (entre otras formas, los matrimonios).

 

Órgano jurisdiccional competente

Un único órgano jurisdiccional tendrá competencia para conocer de cuestiones conexas: de la sucesión y del patrimonio de la pareja (la liquidación del régimen patrimonial es preciso realizar previamente a la sucesión de una persona); o del divorcio, separación o nulidad y del patrimonio de la pareja.

Aún así, en los casos de divorcio, separación o nulidad, la competencia estará sujeta al acuerdo de los cónyuges en determinadas circunstancias.

 

Ley aplicable

La ley aplicable es solo respecto al derecho material.

Los reglamentos aceptan la aplicación de la ley de un Estado (aunque no sea miembro de la UE) por acuerdo entre la pareja. Los requisitos del acuerdo han de ser:

  • Puede tener lugar antes o después de formarse la pareja (si es después, sin efectos retroactivos salvo que se pacte lo contrario y siempre sin perjuicio de terceros)
  • Ha de constar por escrito
  • Ha de contener las formalidades que se exijan en el Estado de residencia de la pareja (o de los Estados de residencia de cada miembro de la pareja si residen en distintos Estados). En España ha de constar en escritura pública
  • Ha de dársele publicidad. En España mediante la inscripción en el Registro Civil

La ley por la que se puede optar será:

  • La ley nacional o de residencia habitual de cualquiera de la pareja a la fecha de la opción
  • La ley del Estado en que se ha creado la unión registrada (para el supuesto de las relaciones patrimoniales)

A los efectos patrimoniales de la unión registrada será aplicable la ley del Estado conforme a cuya ley se haya creado la unión registrada en los casos en que la pareja no haya optado voluntariamente por otra. Y al régimen económico matrimonial le será aplicable, en los casos en que no se haya ejercido la opción, por el siguiente orden:

  1. La ley del Estado de la primera residencia habitual común de los cónyuges tras la celebración del matrimonio
  2. La ley del Estado de la nacionalidad común de los cónyuges en el momento de la celebración del matrimonio
  3. La ley del Estado con la que ambos cónyuges tengan la conexión más estrecha en el momento de la celebración del matrimonio, teniendo en cuenta todas las circunstancias.

En todo caso, las partes pueden acudir a la autoridad judicial para que determine otra ley aplicable, si concurren determinadas circunstancias que así lo recomiende.

 

Reconocimiento y fuerza ejecutiva de resoluciones judiciales, y aceptación y fuerza ejecutiva de los documentos públicos y de las transacciones judiciales

Para mayor agilidad, a estos documentos (resoluciones y transacciones judiciales y documentos públicos) no se les exige legalización, exequatur ni apostilla para surtir efectos en el otro Estado.

Resoluciones judiciales y transacciones judiciales

Las resoluciones dictadas en un Estado (y que sean ejecutables en ese Estado) serán reconocidas en los demás Estados, bastando que en ese otro Estado se declare su fuerza ejecutiva. Este reconocimiento implica que

  • No se podrá controlar la competencia de los órganos jurisdiccionales del Estado miembro de origen
  • Las resoluciones dictadas en un Estado miembro no podrán ser en ningún caso objeto de revisión en cuanto al fondo.

No obstante, en los siguientes casos la resolución no será reconocida:

  • Si el reconocimiento fuere manifiestamente contrario al orden público del Estado miembro en que se solicita
  • Cuando la resolución se haya dictado en rebeldía del demandado, o no haya tenido oportunidad de preparar su defensa
  • Si la resolución fuere incompatible con otra resolución dictada en un procedimiento entre las mismas partes en el Estado miembro en el que se solicita el reconocimiento
  • Si la resolución fuere incompatible con una resolución dictada con anterioridad en un litigio, en otro Estado miembro o en un tercer Estado, con el mismo objeto y entre las mismas partes, cuando esta última resolución reúna las condiciones necesarias para su reconocimiento en el Estado miembro en el que se solicita el reconocimiento

Documentos públicos

El objetivo de los reglamentos es que los documentos públicos de los Estados firmantes surtan sus efectos en cualquiera de esos Estados siempre que no sean contrarios al orden público del Estado en que se pretende su eficacia. Para ello, deberán contener una diligencia formal emitida por el Estado de origen.

Documento público es aquel auténtico y que ha sido formalizado o registrado como tal en un Estado miembro (por ejemplo, las escrituras notariales).

Print Friendly, PDF & Email

Síganos en:

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

Poder notarial extranjero. El test de equivalencia

Poder notarial extranjero. El test de equivalencia

[toc]

 

La Dirección General de los Registros y del Notariado se ha pronunciado sobre la actuación del notario español en la autorización de escrituras cuando una de las partes comparecientes actúa mediante representante en virtud de un poder notarial otorgado en el extranjero.

Se exige actualmente que el notario español formule en la escritura que autoriza un test de equivalencia del poder extranjero. Este requisito ha traído numerosos problemas dada la distinta naturaleza de las funciones de los notarios de otros Estados (Inglaterra, Gales y de los países nórdicos, entre otros) que responden al sistema sajón y no al latino.

Hemos de partir de la base que, pese a la numerosa regulación de la Unión Europea para facilitar el tráfico jurídico entre los Estados miembros (con la promulgación de distintos reglamentos en materia matrimonial, patrimonial, de sucesiones, etc.), es de competencia exclusiva de cada Estado el sistema de documentación pública y de publicidad registral. Así, un documento público de un Estado ha de someterse formalmente al ordenamiento del otro Estado en el que se pretenda hacer valer.

 

Control del poder extranjero por el notario español

Es el notario español a quien le corresponde la valoración y el juicio de este documento público extranjero. La valoración ha de consistir en:

  • Juicio de suficiencia: Que las facultades representativas otorgadas en el documento son suficientes para el acto jurídico que se otorga en España,
  • Test de equivalencia: Que el documento extranjero es equivalente formalmente al correspondiente documento español, y que la autoridad extranjera tiene funciones equivalentes a la autoridad española.

El test de equivalencia de las funciones de la autoridad extranjera será superado en los casos en que el notario extranjero, en el poder que autoriza, haya dado fe de la identidad del compareciente, haya calificado suficiente su capacidad y legitimación, haya controlado la legalidad y haya asegurado que la voluntad del otorgante se ha expresado en su presencia y ha sido libremente formada y declarada. Esto es, la función del notario extranjero ha de recaer en el control de la libre y adecuada formación del consentimiento de las partes, y dar fe del contenido del documento.

La resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado ha expresado (resolución de 17 de abril de 2017) que aun siendo juicios distintos (el de suficiencia y el de equivalencia), cuando el de suficiencia se realiza de modo expreso necesariamente ha de implicar que el poder es equivalente. No obstante, nuestra recomendación es que en la escritura consten ambos juicios.

 

Sistemas notariales

Para comprender mejor la necesidad y justificación del test de equivalencia, exponemos las principales características de los dos principales sistemas notariales occidentales, sin perjuicio de las particularidades existentes en cada Estado:

  • El notario español (sistema latino) desempeña una función pública, da autenticidad a los hechos y actos ocurridos en su presencia: posee fe pública. También tiene la función de recibir e interpretar la voluntad de las partes, dándole forma legal, al redactar el instrumento público.
  • El notario de naturaleza sajona (ingleses, galeses, daneses, suecos, finlandeses, etc.) es básicamente un testigo cualificado limitándose su actuación únicamente a legitimar la firma del otorgante del documento: da fe de que ha identificado a la persona que firma el documento. Pero no orienta ni asesora a las partes sobre la redacción del documento, y no lo revisa ni en cuanto al fondo ni su legalidad. No obstante, cada Estado tiene un estatus particular de sus notarios y funciones.

 

El poder extranjero y el Registro de la Propiedad

Una vez el notario haya declarado suficientes las facultades representativas contenidas en el poder otorgado en el extranjero y haya declarado la equivalencia del documento respecto de los documentos públicos españoles, la calificación registral ha de limitarse tan solo a la existencia en la escritura de la mención del poder y de los juicios de suficiencia y equivalencia.

El registrador ni ha de valorar el poder otorgado en el extranjero, ni puede exigir su transcripción o que se acompañe a la escritura. Solo podrá disentir de la declaración de equivalencia cuando lo considere erróneo el realizado por el notario, motivando adecuadamente el error con referencia expresa a la legislación extranjera aplicable

 

Las escrituras extranjeras y el Registro de la Propiedad

Finalmente conviene recordar que los documentos públicos extranjeros tienen acceso a los Registros de la Propiedad españoles, a los efectos de inscripción, si cumplen con los siguientes requisitos:

  1. Que el documento público extranjero haya sido otorgado ante autoridad competente según la legislación de ese Estado.
  2. Que la autoridad extranjera ante el que se otorgue haya desarrollado en la elaboración del documento funciones equivalentes a las de la autoridad española.
  3. Que el documento extranjero surta los mismos efectos (o los más próximos) en su país de origen que aquellos que se pretenden en España.
  4. Que el acto contenido en el documento no resulte incompatible con el orden público español.
  5. Que cumpla los requisitos establecidos en la legislación que le sea aplicable.

Por tanto, recomendamos el asesoramiento debido para la redacción del poder que se haya de otorgar en el extranjero así como para la redacción de la escritura que se otorgue en España en uso de ese poder. Contando con el debido asesoramiento la escritura española no presentará problema alguno para su inscripción en el Registro de la Propiedad.

Print Friendly, PDF & Email

Síganos en:

Contacte con nosotros

Para hacer una consulta, pedir información o solicitar un presupuesto, puede contactar con nosotros por email o teléfono

Abogacía Preventiva

Para conocer más sobre la Abogacía Preventiva y de los beneficios que le ofrece ...

compartir

Si continúa navegando, consiente el uso de cookies | Más Información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar